Presentación de los niños a la Virgen

FUNCIÓN DE INFANTES

Todos los años, entre el día 1 y el 2 de febrero, se rememora una fiesta del calendario cristiano: la presentación de Jesús en el Templo. Este es uno de los misterios gozosos que celebra la Iglesia. Según el dogma católico, la Virgen María tuvo una inmaculada concepción, y, a pesar de ello, se sometió voluntariamente a la ley de su pueblo. Así, cual si hubiese quedado impura tras dar a luz, pasó cuarenta días en casa (del 24 de diciembre al 1 de febrero), y, al pasar este tiempo, tal como nos relata el Evangelio de San Lucas, se presentó con San José y el Niño Jesús en el templo. Este episodio, sucintamente descrito es el que se celebra en los primeros días de febrero.

Así, el pasado domingo 21 de Febrero (tercer domingo de mes) nuestra Hermandad, celebró los cultos mensuales en honor de nuestra titular, La Virgen de los Dolores. Promovido por nuestro Grupo Joven y la Vocalía de formación, los cultos de este mes de febrero, tuvieron un carácter especial, la celebración de la Presentación de Jesús en el Templo, orientándose la Eucaristía hacía los más jóvenes de nuestra Hermandad que participaron de forma activa en la misma.
Fue uno de los miembros de este Grupo Joven, Paloma Pérez, quien antes del comienzo de la Eucaristía, realizó una breve introducción del acto que a continuación se iba a celebrar. La Eucaristía estuvo dirigida por nuestro consiliario D. Enrique León Ruiz, quien acompañado por el coro de la Hermandad, ofreció una cariñosa homilía dirigida a nuestros jóvenes.
Fueron aquellos niños que nacieron en el seno de las familias que integran nuestra Hermandad, junto con los que han llegado a ella por uno u otro motivo, quienes protagonizaron la mayor parte de las acciones que se realizaron en la Santa Misa, lecturas, peticiones y ofrendas.

Una vez finalizada la Eucaristía, la Hermandad se dirigió hacia la Capilla de Nuestra Madre, para realizar el acto de presentación de los niños a la Señora.
“Madre un día Tu hiciste que nos acercásemos a Ti, pues en ese deseo tuyo estaba, el que nuestros hijos también debajo de tu manto estuvieran, así ha ocurrido. Madre aquí estamos y están, recíbelos como Madre que eres de ellos, no los dejes como a nosotros no nos dejas y haz que igual que hoy nosotros tenemos la dicha de presentártelos, la tengan ellos con sus hijos. Bendícelos y bendícelos.” (J.R.R.)

Con esta oración, su autor, nuestro Vocal de Formación, Jorge Manuel Rodríguez Rodríguez abría este entrañable acto, junto con nuestros vocales de juventud. A continuación, los niños, en su mayoría acompañados de sus familiares, se presentaban a Nuestra Señora, para que a su amparo, ELLA, les proteja, les fortalezca en la esperanza y les alimente de su amor.
Pero esta denominada ya Función de Infantes, no sólo es cosa de niños. Los adultos son parte esencial de esta ceremonia, porque a través de ella, también se intenta ayudar a los mayores, a tomar conciencia de nuestra realidad de hijos de Dios.

Fue un acto entrañable y lleno de emoción, que a buen seguro nuestros niños, los verdaderos protagonistas de este día, no olvidaran.

JGR

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.